Un éxito mundial

La serie turca Amor Sin Palabras (Aşk Laftan Anlamaz, en su idioma original) es un éxito mundial y todavía queda en la mente de los fans a pesar de que su estreno fue en 2016 y tan solo tuvo una temporada. La pareja protagónica está compuesta por Burak Deniz y Hande Erçel, mientras que está producida por Bi Yapim, la dirección estuvo en manos de Müge Uğurla y el guion a cargo de Makbule Kosif y Eda Tezcan.

Previamente al estreno de Amor Sin Palabras, las novelas turcas habían comenzado un ascenso muy importante a nivel mundial con gran recibimiento tanto en Europa como en Latinoamérica, habla hispana y muchos países exóticos. En el caso de Amor Sin Palabras se destaca la comicidad que tienen los personajes principales que encarnan una historia tierna, divertida, con un mensaje muy hermoso que traspasa la pantalla y que atrapó a los fans desde el primer momento.

 

Sin embargo el comienzo de esta importante serie turca no fue el mejor. Es que algo que llamó la atención al público y fue punto de críticas de periodistas fue que al inicio de la historia se le brindó mucho protagonismo a una trama innecesaria donde se tomaba mucho tiempo para presentar a personajes que iban a ser secundarios y no tenían importancia. Por suerte, los guionistas y productores estuvieron atentos a estos comentarios y con el correr de los capítulos el romance, la comedia y el suspenso se volvieron protagonistas y captaron al público convirtiéndolo en un éxito inusitado. 

Mucho de este éxito tiene que ver la pareja protagónica conformada por Burak Deniz y Hande Erçel, quienes se ponen en la piel de Murat y Hayat y construyen un amor que se interpone ante todo y enamora a los fans. Ambos actores se convirtieron en estrellas, siendo convocados para otros proyectos exitosos y teniendo paralelamente una importante carrera como modelos consiguiendo importantes distinciones. 

 

Luego de 31 capítulos, la trama terminó definitivamente, para la tristeza de sus seguidores pero pudieron ver en la pantalla a su pareja favorita siendo felices, conformando una familia y con todos los personajes en una buena posición. A pesar de que los números de rating daban la esperanza de poder tener una segunda parte, los guionistas y productores tomaron la decisión de despedir para siempre a esta gran historia.